Aplaplac (volver al home)

Un País Serio / Deseos de Verano

Séptimo capítulo de Un País Serio (2008), serie de Aplaplac dedicada a la fiesta en Chile, creada y dirigida por Juan Pablo Barros y Jorge Iturriaga, que Canal 13 pagó y nunca dio por considerarla fuera de su línea editorial.

Un País Serio / Debuts y despedidas

Sexto capítulo de Un País Serio (2008), serie de Aplaplac dedicada a la fiesta en Chile, creada y dirigida por Juan Pablo Barros y Jorge Iturriaga, que Canal 13 pagó y nunca dio por considerarla fuera de su línea editorial. En esta emotiva edición, titulada “Debut y despedida”, recorremos los ritos esenciales en la vida de un ser humano, desde el nacimiento hasta la muerte.

Un País Serio / Aguafiestas

Quinto capítulo de Un País Serio (2008), serie de Aplaplac dedicada a la fiesta en Chile, creada y dirigida por Juan Pablo Barros y Jorge Iturriaga, que Canal 13 pagó y nunca dio por considerarla fuera de su línea editorial. En esta oportunidad, pasamos revista a los archienemigos del carnaval: los aguafiestas.

Un País Serio / Fiesta y trabajo

Cuarto capítulo de Un País Serio, serie de Aplaplac dedicada a la fiesta en Chile, creada y dirigida por Juan Pablo Barros y Jorge Iturriaga, que Canal 13 pagó y nunca dio por considerarla fuera de su línea editorial. En esta oportunidad, damos singular cuenta de la relación entre fiesta y trabajo.

Un País Serio / DJ Dios

Tercer capítulo de Un País Serio, serie de Aplaplac dedicada a la fiesta en Chile, creada y dirigida por Juan Pablo Barros y Jorge Iturriaga, que Canal 13 pagó y nunca dio por considerarla fuera de su línea editorial. En esta oportunidad, el tópico de turno es el carrete en torno a Dios.

Un País Serio – Vinos y Guarisnaques

Esta es la segunda entrega de Un País Serio, dedicado al alcohol, la bencina de las fiestas y el desorden. La serie financiada en parte por el CNTV, creada y dirigida por Juan Pablo Barros y Jorge Iturriaga, y producida por Aplaplac. debió estrenarse en abril de 2008 por las pantallas de Canal 13, pero eso nunca sucedió. Su espíritu atentaba contra los lineamientos editoriales de la estación católica, que prefirió perder su inversión a correr el riesgo de tirarla al aire y molestar a alguien. Casi tres años después ve la luz gracias a las libertades que todavía internet proporciona.